Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 803

Opinión | Martes, 21 Febrero 2017 11:54

El principio de acción-reacción

Campaña celebrando el primer gol del encuentro Foto: LFP Campaña celebrando el primer gol del encuentro Foto: LFP

Muchos de nosotros nos habremos encontrado, ya sea en los sobres de azúcar que acompañan al café o en alguna melosa y edulcorada publicación de Facebook, una de las citas más célebres de Charles Swindoll. ‘Chuck’, como es conocido en la comunidad cristiana, comentaba que “la actitud lo es todo en la vida. Es un 10% lo que te pasa y un 90% cómo reaccionas ante ello”. Este Levante, amigas y amigos, gestiona ambos quehaceres a la perfección y prueba evidente de ello fue el partido del pasado sábado ante el Córdoba.

Cocción a fuego lento

Muñiz y los suyos no desesperan. Son sabedores de que los rivales van a ponerles las cosas francamente complicadas desde el minuto uno, tratando de desarmar su infinita paciencia e intentando, por qué no, aprovechar las escasas concesiones que el líder suele ofrecer en sus partidos como local. El goteo de acercamientos al área califa se acentuó con el paso de los minutos y, de una excelente acción de presión de Roger Martí, surgió el primer tanto azulgrana. Razak y Campaña, en distinto grado, fueron los responsables.

La hora de la siesta llegó antes de lo esperado

El Levante dejó de fluir con soltura y ligereza para convertirse en un bloque lento y poco reactivo. El perfil zurdo azulgrana, con Róber Pier como lateral improvisado y un desaparecido Morales, comenzó a ser un auténtico filón para los atacantes blanquiverdes. Juli, el más activo de los visitantes, puso en jaque en varias ocasiones a la zaga local y provocó varios incendios que Raúl Fernández sofocó con brillantez.

Sin embargo, en una acción a balón parado y de la manera más estética e inimaginable, el bueno de Héctor Rodas se convertiría en el verdugo encargado de equilibrar el tanteador antes del paso por vestuarios. Su perdón fue reflejo del enorme y mutuo cariño entre el central del Cabanyal y una hinchada que le rinde pleitesía.

Ya lo dijo Newton: acción-reacción 

Ante un escenario nada halagüeño, Muñiz decidió enviar a varios futbolistas de ataque a calentar en banda para, comenzada la segunda mitad, relevar a un ausente y deslucido José Morales. Rubén y posteriormente Víctor Casadesús cambiaron la cara de un Levante que, de la mano de su máximo artillero, camina con tranquilidad en lo más alto de la clasificación. Roger, con una sublime definición tras un envío del mallorquín, puso la rúbrica a su decimosexto tanto de la temporada.

Lerma, el control total y que pase el siguiente…

Con el dos a uno en el marcador, el míster azulgrana dio entrada a Lerma. El núcleo conformado por el centrocampista colombiano, Campaña y Víctor Casadesús asumió el mando y control del juego. Ellos decidían cómo, cuándo y dónde juego. Finalmente, Jason, Rubén y Roger eran los encargados de ejecutar las diabluras orquestas por sus compañeros. El gallego marcó todo un golazo para confirmar que este Levante es de otra categoría. Son 17 los puntos de ventaja con el tercer clasificado con 16 jornadas por disputarse. ¡Qué pase el siguiente!

Comentarios

volver arriba