Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 751

Opinión | Lunes, 13 Julio 2015 00:00

Casillas, por la puerta de atrás

La salida del meta madridista ha retratado a buena parte de la prensa de este país (lo lleva haciendo desde hace años con sus desatinados halagos) y ha sido una ruina desde el punto de vista económico para el Real Madrid. Lo del nivel de objetividad y ecuanimidad de la prensa es como lo del famoso chiste: Si Casillas mata a una vieja, algo habrá hecho la vieja…

Con casos así se retrata a buena parte de la gente que habita por estos lares periodísticos. En el caso del guardameta español y de los ‘dragoes’ queda pendiente un trabajo en profundidad de cómo se gestó desde el primer día su relación con la prensa capitalina, cómo se pasó de dos bandos a uno sólo, prietas las filas, y cómo fueron cayendo porteros suplentes del cuadro merengue con una labor de acoso y derribo (César, Diego López…) pese a que los entrenadores opinaban que había otras opciones mejores para la meta. Capello, Mourinho…

Los fallos técnicos de Iker son los mismos hoy que en 1999, lo que pasa es que el físico va a menos. No ha mejorado nada en su carrera. Siendo extraordinario en el origen. Era muy bueno en penaltis, reflejos, salidas para tapar portería, mano a mano con el delantero… y lo era por igual en toda su carrera. 

En el debe: No manda en el área ni a sus defensas, desde la época de Hierro, flojísimo en el juego aéreo en córners y faltas laterales y sin autoridad, pésimo con los pies en los saques de puerta o cesiones de sus compañeros, demasiado precipitado al sacar con las manos o de meta cuando los rivales siguen cerca del área, ver lesión de Modric; a los centros a la espalda de los centrales nunca llega, despejes mal orientados con las manos y no hacia las bandas…

Del Bosque, su gran valedor, ha olvidado cómo y por qué lo sentó en su momento para poner a César en la Casa Blanca…

Las cifras, para que se vaya el humilde portero de Móstoles, son ruinosas y desastrosas desde el punto de vista monetario para el club. Y puestos a hacer demagogia se podría donar una parte a acciones benéficas. Tan humildes que somos. Y encima va a un equipo menor en el panorama europeo, eso sí, está cerca geográficamente para facilitar la conciliación de la vida familiar y puede jugar contra los blancos, estilo Morientes en su día o Morata con la Juve…

Pagar a un jugador para que se vaya, con contrato prolongado aún (y vaya cifras). Pues vaya leyenda…

Muy mal final para un buen portero, con fallos que nunca pulió ni mejoró. Se estancó muy pronto, a un muy buen nivel, pero sin evolución. Con una muy mala época final. 

La llegada de Mourinho desmontó un modo de hacer las cosas, acomodado, y un establishment en el que mucha gente vivía en la gloria. En el que Raúl sí había ejercido de capitán al estilo Hierro, pero Casillas nunca tuvo ni carácter ni ascendencia sobre los vestuarios diversos. Su mundo es el de la prensa…

En la historia del fútbol español nunca ha habido un jugador más protegido, ni por más medios de comunicación y variados. Es digno de estudio. 

Este dinero perdido por el Real Madrid sí hace daño y a varios niveles, también al de la imagen, porque no tiene un retorno a la institución y es mucho más ilógico; y no cuando se critica un gran fichaje, que cuenta con unas expectativas a nivel de amortización en cuanto a títulos, merchandising y marketing. 

El ‘periodismo de pañal’ o proteccionista máximo con la figura, ejercido en España con tres ejemplos palmarios como son los de Casillas, Nadal o Fernando Alonso, hace un flaco favor al prestigio de la prensa. Se ha confundido el agradecimiento y respeto por las carreras y trayectorias profesionales de los deportistas con la pérdida de la valoración de la realidad. En este pasado Mundial de Brasil pasó también a la hora de enjuiciar el papel de España y de Del Bosque, agradeciendo aún el Mundial de Sudáfrica, sin criticar ni opinar en su justa medida sobre lo que estábamos haciendo sobre el verde brasileño: el ridículo más espantoso. 

El éxito debe servir para subir el nivel de exigencia y resituar a los profesionales, no en una especie de jubilación dorada y agradecer los éxitos del pasado hasta la eternidad. Perspectiva, dimensión global y capacidad crítica.

 

 

Comentarios

volver arriba