Menu

Opinión | Lunes, 20 Abril 2015 10:33

Un partido de pena máxima

La primera parte que realizó el Valencia en el Nou Camp es la mejor actuación de un equipo español en el coliseo catalán en muchos años.

Un penalti marrado, un poste, múltiples ocasiones ante la meta del chileno Claudio Bravo… todo sumado al control del partido, evidenciaron el salto de calidad del equipo. Encuentros como este contra los culés más el del Ramón Sánchez Pizjuán, el del Madrigal, el Vicente Calderón… sitúan al cuadro de Nuno en una nueva dimensión competitiva.

Ya ha pasado la etapa de otros entrenadores en la que el equipo no competía y daba una mala imagen global. 

Una auténtica pena la derrota, porque el conjunto valencianista mereció mucho más, aunque en la segunda parte sí que es verdad que bajó físicamente.

Además es imperdonable el gol recibido en el primer minuto por parte del uruguayo Luis Suárez; acción en la que a Orban le faltó tranquilidad y fortaleza para frenar a Messi, que le derribó al estilo de lo que les pasaba a los defensores cuando chocaban con Ronaldo Nazario a finales de los 90.

Hay que seguir ahora en los seis partidos decisivos y aspirar a conseguir el objetivo.

 

 

Comentarios

volver arriba