Menu

Ns Management | Domingo, 15 Noviembre 2015 22:00

Nuno, Santi Mina y Piatti, con el equipo de fútbol sala de deficientes visuales de la ONCE Valencia

El Estadio Antonio Puchades de la Ciudad Deportiva del Valencia CF ha sido el escenario elegido. El Estadio Antonio Puchades de la Ciudad Deportiva del Valencia CF ha sido el escenario elegido.

La Fundació Valencia CF y la Delegación Territorial de la Comunidad Valenciana de la ONCE han llegado a un acuerdo en virtud del cual el equipo de fútbol sala de deficientes visuales de la ONCE Valencia va a lucir los equipajes oficiales del Valencia CF durante su participación en la Liga Nacional 1ª División.  

El equipo está integrado por 10 jugadores, tres porteros, un entrenador y un delegado. El técnico Nuno Espírito Santo y los jugadores Santi Mina y Piatti no solo han participado en el acto de entrega de todo el material deportivo, sino que también han querido vivir en primera persona cómo superar la deficiencia visual y la ceguera a la hora de jugar.

El Estadio Antonio Puchades de la Ciudad Deportiva del Valencia CF ha sido el escenario elegido y por parte de la Fundació Valencia CF han acudido el patrono Kim Koh y el director general, Pablo Mantilla; mientras que por parte de la Delegación Territorial de la Comunidad Valenciana de la ONCE, lo ha hecho su delegado, José Manuel Pichel.

Los ciegos y deficientes visuales compiten en dos categorías diferentes, existiendo notables diferencias entre ambas. Los jugadores deficientes visuales (B2/B3) no necesitan apenas adaptaciones para poder competir. Estas adaptaciones van principalmente encaminadas a conseguir contraste entre el color del balón y el suelo, entre la portería y el fondo y una iluminación de igual intensidad durante los 40 minutos de juego real que dura el partido. Por su parte, el fútbol categoría B1 ha necesitado mayor número de adaptaciones: balón sonoro; vallas laterales que evitan los fueras de banda, excepto que el balón salga por encima de estas, siendo además un elemento de orientación y seguridad para el jugador; el portero es vidente y tiene limitada su maniobrabilidad a una pequeña zona dentro del área de penalti; un guía detrás de la portería orienta a los jugadores; y la obligatoriedad de los jugadores de decir, de forma clara y audible, la palabra “voy” para evitar golpes y orientar al jugador rival. (Fuente Federación Española de Deportes para Ciegos.)

Comentarios

volver arriba