Menu

Ns Management | Jueves, 01 Mayo 2014 18:34

El fútbol solidario regresa a la Ciudad Deportiva

La Ciudad Deportiva JinkoSolar Valencia CF sirve de escenario un año más para el fútbol base más solidario con la celebración este jueves, 1 de mayo de 2014, del 14º Torneo UNICEF, organizado por Fundació VCF y UNICEF-Comité Comunidad Valenciana.

 

Cerca de 500 niños entre los 5 y 12 años, pertenecientes a 32 equipos de ocho clubes valencianos, van a jugar al fútbol a favor de menores necesitados, puesto que la inscripción de los equipos va a destinarse al proyecto de UNICEF "Supervivencia infantil - Por un fútbol solidario".

Querubines, prebenjamines, benjamines y alevines jugarán la fase de clasificación de 9 a 15h. Las ocho semifinales arrancarán a las 17h. Y las cuatro finales lo harán a las 18.45h para, posteriormente, llevarse a cabo la entrega de trofeos.

Los ocho clubes son: Valencia CF, UE Atlétic Amistat, ED Colegio Salgui, CF Fusió Ciutat de Torrent, CF Històrics de València, UD Bétera, UD Paterna y CF San José.

UNICEF

UNICEF trabaja para garantizar a los niños su principal derecho: la supervivencia. Se actúa en programas de salud, agua, saneamiento y nutrición.

Con 17 euros, se puede vacunar contra el sarampión a 15 niños. Con 25 euros, nueve niños pueden recibir vitamina A para evitar la ceguera nocturna. Con 40 euros, 33 niños pueden ser tratados contra la desnutrición aguda severa durante un día.

Hoy en día sobreviven más niños a la edad de cinco años que nunca antes en la historia, gracias a los esfuerzos mundiales por evitar las muertes infantiles prevenibles. En 2012 murieron casi la mitad de niños que morían en 1990: de 12,6 millones en 1990 a 6,6 en 2012).

A pesar de los avances, todavía hoy 18.000 niños mueren cada día por causas que podemos evitar.

En los últimos 22 años, gracias a intervenciones de salud, el número de muertes que se han evitado equivale a las vidas de 90 millones de niños.

Reducir la mortalidad infantil no requiere de grandes inversiones ni de tecnología avanzada. La mayoría de las muertes de madres y bebés que se producen en el mundo pueden prevenirse con la combinación de medidas sencillas que, a pesar de su bajo coste, han demostrado ser muy eficaces: la inmunización frente a enfermedades como el sarampión, la polio, el tétanos o la rubeola; el tratamiento con antibióticos adecuados de ciertas enfermedades; el uso de mosquiteras tratadas con insecticida para evitar el contagio de malaria; y la mejora en las prácticas de lactancia materna y la introducción de suplementos nutricionales.

Comentarios

volver arriba