Menu

Fútbol | Domingo, 25 Octubre 2020 15:49

El Villarreal amarga el bicentenario de Álvaro Cervera

El Villarreal amarga el bicentenario de Álvaro Cervera Fotografía; Villarreal C.F.

Villarreal y Cádiz han empatado a cero en el partido 200 del Cádiz bajo las órdenes de Cervera. El partido ha estado marcado por el gol anulado a Álvaro Negredo a los cinco minutos de partido.  

El Villarreal ha salido con su plan habitual y solo ha reemplazado a aquellos jugadores que no estaban disponibles por lesión. Así, Sergio Asenjo ha regresado a la portería en Liga, Pau Torres ha vuelto a formar junto a Raúl Albiol, a su derecha ha formado Mario Gaspar y a su izquierda Alfonso Pedraza ha vuelto a reemplazar al lesionado Pervis Estupiñán. En el pivote ha vuelto a repetir Vicente Iborra y delante de él Francis Coquelin ha regresado en el lugar de Dani Parejo junto a Manu Trigueros. En delantera Moi Gómez ha ocupado la banda izquierda, Takefusa Kubo ha reemplazado al lesionado Gerard Moreno y Paco Alcácer ha vuelto a ser la referencia del submarino amarillo.

En el Cádiz, Álvaro Cervera ha repetido el once que tomó el Alfredo Di Estefano. La portería de Jeremías Ledesma la han defendido Juan Cala y Rafael, Fali, Jiménez. A su lado Carlos Akapo ha ocupado el flanco derecho y Luis Alfonso, el Pacha, Espino el izquierdo. Por delante, al doble pivote formado por Jens Johnsson y Jose Mari le ha acompañado Salvi Sánchez por derecha y Álex Fernández por izquierda para abrir espacio a la doble punta formada por Álvaro Negredo y Anthony, el Choco, Lozano

El partido ha empezado como ambos equipos deseaban. El Villarreal ha llevado la iniciativa con el cuero ante un Cádiz muy compacto que ha cerrado líneas lejos de su área. Los centrales groguets, a penas presionados, se han visto muchas veces obligados a progresar con el balón para poder encontrar un compañero que estuviera fuera de la tela de araña tejida por los pupilos de Cervera. 

En cuanto conseguía pasar de la divisoria de los dos campos el Villarreal ha buscado a Kubo y Moi entre líneas, pero ninguno de ellos ha podido progresar. Cuando perdían el balón, el Villarreal intentaba recuperarlo, sabedor de que si el Cádiz salía al contragolpe les iba a hacer sufrir. Y, efectivamente, así ha sido. A los cinco minutos de encuentro el árbitro ha pitado un fuera de juego a Paco Alcácer, tras el que los gaditanos han encontrado al Choco Lozano, que ha forzado una falta lateral. El encargado de servirla ha sido Álex Fernández y, aunque Pau Torres ha podido sacarla de cabeza, Álvaro Negredo la ha embocado a portería con un remate acrobático con la izquierda.

No obstante, la suerte ha estado esta vez del lado del Villarreal, que cuando se disponía a sacar de centro ha visto como el árbitro concedía un fuera de juego posicional con el que anulaba el tanto del Vallecano. Así, el gol no subía al marcador, pero el Villarreal ya conocía el peligro que tiene el el Cádiz. 

Pese a ello, el gol anulado no ha cambiado el guion del partido. El Cádiz ha seguido con el mismo plan y el Villarreal ha continuado teniendo problemas para salir con el balón. Muchas veces Vicente Iborra o Mario Gaspar han tenido que bajar a la altura de los centrales para encontrar a un compañero que pudiera progresar con la pelota. Generalmente, este compañero ha sido Alfonso Pedraza, que, como en los últimos partidos, ha creado mucho peligro con sus cabalgadas por la banda izquierda.

Imagen

Fotografía; Twitter Villarreal C.F.

A pesar de los problemas para salir, el Villarreal ha sido paciente. El balón no ha quemado a sus jugadores, que han tocado y tocado el cuero pacientes. No han perdido la pelota y con ello han impedido que su rival les pillase al contragolpe. Cuando algún jugador del Villarreal ha perdido el cuero, el equipo ha llevado a cabo una presión tras pérdida que o bien ha abortado las opciones de contra o bien ha permitido que el equipo repliegue. 

Con el paso de los minutos, como suele suceder en los partidos del Villarreal, el Cádiz ha ido ganando presencia en el encuentro. Poco a poco los de Cervera han reclamado un poco de posesión, con la que han creado peligro a base de centros laterales y juego por las bandas con el que han buscado la amenaza de sus delanteros.

Sin embargo, ya al final del encuentro el Villarreal ha acabado empotrando al Cádiz contra su área. Los andaluces han acabado retrasando líneas ante un Villarreal que ha tocado de lado a lado la pelota en busca de un hueco en el entramado defensivo rival, que no ha encontrado. 

El Villarreal, que tal vez había pecado de horizontal en la primera mitad, ha salido más vertical en la segunda parte . Tanto es así, que en la primera jugada casi consigue anotar Paco Alcácer tras una internada peligrosa de Alfonso Pedraza. 

Imagen

Fotografía; Twitter Villarreal C.F. 

El Cádiz, mientras tanto, ha mantenido el bloque cerca de su área, a la espera de que termine el asedio del Villarreal. Los jugadores, igual de juntos que en la primera mitad, han retrasado su posición hasta encerrarse dentro de su área mientras sus rivales generaban una ocasión tras otra. Aunque no por gusto, los de Cervera han intentado sacar la presión donde la primera mitad, pero los pases filtrados a los laterales les han obligado, jugada tras jugada, a retrasar filas. 

Además, en la transición defensiva el Villarreal ha atado más en corto a los delanteros rivales. Los dos centrales, Pau Torres y Raúl Albiol, se han pegado a sus respectivas parejas de baile para impedirles ejercer de hombre boya y ahogar a su rival.

Ante todoe esto, el entrenador del Cádiz ha retirado en el minuto 65 a la dupla atacante por Filip Malbasic y Jairo Izquierdo. El primero ha entrado para ejercer de punta junto a Salvi, mientras Izquierdo ha caído a la banda zurda para enviar a Álex Fernandez a la derehca.

El Villarreal, por su parte, ya había retirado a Takefusa Kubo para darle amplitud con Samu Chukwueze. Con él sobre el campo la zona de la media punta ha quedado solo para Moi Gómez y el Villarreal ha empezado a buscar a Alcácer al espacio. Sin embargo, Fali y Cala han cortado todos y cada uno de los pases que el Villarreal ha lanzado con esta intención.

Por esto mismo, en el minuto 72 el Villarreal ha quitado a Manu Trigueros para alinear a Carlos Bacca en una doble punta. Ya con el colombiano sobre el terreno de juego Moi Gómez ha bajado a la altura de Coquelin para formar 4-3-3 asimétrico con dos puntas fijando centrales y un extremo derecho. Con ello, Emery ha descongestionado el centro del campo para dar entrada a más pólvora en ataque. 

No ha sido Emery el único en demostrar que quería ganar el partido. También Cervera ha sacrificado control en el centro del campo en el minuto 81 cuando ha retirado a Jose Mari por Nano Mesa

Finalmente, el partido ha terminado con el empate a cero con el que el Villarreal ha perdido el liderato de la Liga y el Cádiz sigue sin conocer la victoria en el Ramón de Carranza en el partido 200 bajo las órdenes de su entrenador. 

Comentarios

volver arriba