Menu

Fútbol Sala | Viernes, 02 Octubre 2020 10:07

Un inicio liguero de reencuentros lleno de incertidumbre

Pedro Toro junto a Roberto Martil en la pugna durante el encuentro de la pasada campaña. Foto: d5radio. Pedro Toro junto a Roberto Martil en la pugna durante el encuentro de la pasada campaña. Foto: d5radio.

Hoy, viernes 2 de octubre alrededor de las 21:30h., el balón volverá a ser el principal protagonista sobre el parqué del Pabellón de Paterna con el inicio de una nueva temporada siete meses después, todavía sin afición en las gradas, entre Levante UD FS y Osasuna Magna.

El partido será una oportunidad magnífica para testear cómo se encuentran los dos equipos en este atípico inicio liguero tras una convulsa y ardua pretemporada que parecía no tener fin. Los locales, que han perdido el desparpajo de Cecilio en pista, buscan reafirmarse como un claro candidato a estar en la zona alta de la clasificación e intentar dar alguna que otra sorpresa a los cocos de la competición.

El conjunto navarro, que llegó ayer a la ciudad del Turia, cuenta con la baja de Mancuso, su referencia ofensiva, por una rotura fibrilar en el cuádriceps. Además, los de Imanol Arregui tendrán enfrente a dos ídolos en Irurzun, Araça y Rafa Usín, que hicieron las maletas rumbo Valencia este verano para embarcarse en el proyecto granota.

Los enfrentamientos de la temporada pasada entre ambos se resolvieron por pequeños detalles -una victoria para cada uno-. Sin embargo, el partido será diferente, algo habitual en el fútbol sala, ejemplificado por el amplio número de nuevas incorporaciones en ambos bandos -6 por los valencianos y 8 por parte de los pamplonicas.

A pesar de los fichajes, tanto Diego Ríos como Imanol Arregui continuarán una temporada más en sus respectivos banquillos. Así, la ilusión y el trabajo serán dos factores a tener en cuenta, tanto en Levante como Osasuna, para conseguir los objetivos que se irán desgranando a medida que se sucedan las jornadas en una temporada diferente, con una zona media-alta con mayor nivel que otros años, y en la que hacer pronósticos es lo más parecido a jugar con fuego.

 

Comentarios

volver arriba