Menu

División Honor Masculina | Sábado, 19 Septiembre 2020 20:27

El Levante se lleva el derbi frente al Peñíscola en un trepidante choque

Disputa de balón entre dos rivales. Disputa de balón entre dos rivales. Disputa de balón entre dos rivales.

El conjunto blaugrana venció al Peñíscola Globeenergy por 2-0 en un trepidante partido con tensión, agresividad y muchas ocasiones.

Levante y Peñíscola se enfrentaban la tarde del 19 de septiembre en Peñíscola durante la pretemporada para preparar el inicio liguero del curso 20/21. Un choque que tendría poco de amistoso, ya que se trataba del derbi autonómico de fútbol sala valenciano. Los equipos de primera división venían de una irregularidad de resultados y ritmo de juego que no satisfacía a ninguno, siendo este choque bastante determinante para un futuro.

El duelo fue la prueba de fogueo más importante para ambos, que tienen la vista ya puesta en el comienzo liguero de octubre, así que la puesta en escena no decepcionó a nadie. Los locales salieron a presionar la salida rival con una intensidad digna de partido oficial, mientras que los blaugrana intentaban generar un juego lento y seguro. A los seis minutos de juego ya levaban siete faltas y ninguna ocasión clara. No fue hasta el 8’ cuando Rafa Usín avisaba estrellando un balón en el travesaño cuando el partido comenzó a esclarecer para los visitantes, que presionaron al rival y, con unos rápidos contraataques, intimidaron constantemente la meta de Molina.

El ritmo impuesto por los locales disminuía y el control del juego pasaba por las botas valencianas, así que ‘Manolín’ indicó un tiempo muerto que favoreció a los locales. Cuatro minutos de asedio después, Usín clavaba un fuerte disparo en la escuadra local para poner el 0-1 en el marcador; durmiendo posteriormente el partido el Levante y terminando la primera parte con un destacable dominio en el juego.

La reacción de los de casa no se hizo de esperar en la primera parte y, con la buena presión y el juego directo, los azulones rozaron el empate. Primero una gran jugada de Walex por la banda y después un mano a mano de Luciano Gauna errado despertaron a los rivales, que parecían estar ausentes desde el pitido del descanso. Con la reaparición de Usín y un buen Esteban, el Levante quería estirarse, rozando el segundo gol con un disparo al palo de Roger Serrano.

Pasaban los minutos y apretaba el Peñíscola por el empate. Primero la tuvo Raúl con un disparo que salió rozando el poste en el 31’ y en el 33’ falló Agustín Plaza un disparo a puerta vacía. Se volcaban los azulones al ataque, pero la defensa del Levante evitó muy bien cualquier ofensa, llegando a parar muy bien el partido hasta con el portero-jugador de sus rivales. Parecía que era cuestión de tiempo que cambiara el marcador, y fue en el 40’ cuando Rivillos anotó un doble penalti tras una falta sobre Esteban y terminó con las aspiraciones de remontada local.

Con el pitido final terminó un divertido partido que lo tuvo todo. Tensión, agresividad ofensiva y defensiva, buenas ocasiones, goles y mucha calidad. El cóctel perfecto para hacer insoportable la espera para el inicio de la liga el próximo 3 de octubre.

Comentarios

volver arriba