Menu

Jueves, 04 Febrero 2021 23:30

Victoria taronja sobre el CSKA en una doble prórroga para la historia

Aunque, solo, Mike James fue un dolor de cabeza para Valencia Aunque, solo, Mike James fue un dolor de cabeza para Valencia Foto: EuroLeague

Valencia Basket se lleva un histórico partido (105-103) ante un CSKA de Moscú totalmente cargado a las espaldas de Mike James. Gran victoria de equipo en dos prórrogas llenas de intensidad y fantásticas jugadas.

Joel Bolomboy abre el partido con contundencia, en ataque y defensa con un matazo y un gran tapón. Para empezar, Mike Tobey se vio superado por la movilidad del ucraniano, ya que Itoudis propuso un quinteto pequeño, debido al reajuste de la rotación por las bajas (Milutinov, Shengelia y Clyburn). Valencia Basket comenzó el encuentro con espesor en ataque y algo de inconsistencia bajo el aro. Hasta pasados los tres minutos, no consiguieron ningún punto en juego, hasta el triple de Marinkovic y el 2+1 de Dubljevic, incorporado en la pista por Tobey. La entrada de Hermannsson cambio la cara a los taronja, que le arrancaron a los moscovitas un buen parcial para ponerse por delante. Por su parte, Nikola Kalinic, como de costumbre, era de los más destacados en la mayoría de las facetas del juego taronja. Mientras, el CSKA veía muy pequeño el aro rival, con 1 de 6 en triples en el primer cuarto. Importantísimo fue el triple sobre la bocina de Klemen Prepelic en una jugada iniciada a falta de dos segundos para el final, poniendo el

Valencia Basket continuó con la buena dinámica en el segundo cuarto, con buenas defensas seguidas de transiciones para conseguir puntos fáciles y colocarse 30-17. En un cuarto mucho más igualado (21-21 al final del mismo), Prepelic, totalmente desatado desde la línea de tres (3/3), provocó la reacción en Mike James, que era en lo único sobre lo que se sostenía el equipo de Itoudis, con 15 puntos en la primera mitad. Más que atractivo se estaba presentando el partido con grandes jugadas de ambos equipos, sobre todo por el lado valencianista. Los triples de Voigtmann y Kurbanov (38% en triples esta temporada) recolocaban al CSKA a cinco puntos de diferencia, pero el 2+1 de Kalinic amortiguó ese parcial en contra. 47-43 al descanso.

 Voigtmann anotó su décimo punto y remató un parcial de 2-10 con su triple esquinado. De esta forma, el CSKA volvía al liderato en el marcador (52-53). Mike James continuaba con su recital de triples imposibles, poniéndole las cosas más difíciles que lo que el resto del equipo ruso las estaba poniendo a Valencia Basket. Strelnieks, desaparecido todo el partido, clavó un tiro desde la línea de tres que obligaba a Ponsarnau a pedir tiempo muerto, viendo a su equipo un tanto rebasado en estos minutos del tercer cuarto. Prepelic, otra vez, volvió a salir desde el banquillo para reanimar las pulsaciones taronja con su acierto y eficiencia anotadora. Valencia Basket, con la entrada del esloveno y de Dubljevic salvó su altibajo y ambos equipos encaraban el último cuarto 64-63.

Las canastas diferenciales de estos dos últimos (triple desde ocho metros sobre bote de Prepelic y 2+1 de Dubljevic) y la gran acción de Hermannsson generaron un parcial de 8-3 y ponía el +6 en el marcador (71-65) para los de Ponsarnau. Mike James seguía taladrando con sus fantásticas jugadas individuales, mientras que Louis Labeyrie aparecía con dos triples liberados, frutos del buen movimiento de balón de los taronja. La polémica llegó en una de las últimas posesiones del partido, cuando se pitó falta personal en ataque de Prepelic sobre James, cuando podría haber sido perfectamente al revés, pero le dio dos tiros libres a CSKA que el norteamericano anotó (82-84). Finalmente, un mate de Mike Tobey mandó a la prórroga el partido.

El tiempo extra fue un toma y daca de posesiones importantísimas convertidas con éxito, cada una de ellas podría ser la determinante para llevarse un partido que estaba siendo fascinante. Asistencias espectaculares de James, penetraciones de Kalinic, la expulsión de Bolomboy por faltas… La pérdida de Dubljevic y el error garrafal de Hermannsson con su falta pusieron sobre las cuerdas a Valencia Basket. El islandés pudo haber ganado el partido con dos tiros libres, pero solo anotó uno de ellos (94-94), mandando al partido a la segunda prórroga por decimosexta vez en la historia de la Euroliga.

La locura continuaba en este periodo, la locura de Mike James. El norteamericano alcanzaba con, 37 puntos, su máxima anotación en la Euroliga y seguía empujando a su equipo con la poca energía que le quedaba. El rebote ofensivo, faceta en la que Valencia dominó durante todo el partido, fue muy importante en los momentos finales de la primera y segunda prórroga, dándoles segundas opciones vitales a los taronja. Un canastón de Kalinic, finalmente el jugador taronja más destacado (22 puntos) ponía el 105-103 que cerraba el marcador. Mike James intentó llevarse la victoria con triple forzado, pero no lo consiguió.

Comentarios

volver arriba