Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 624

Europa | Jueves, 26 Febrero 2015 00:00

El Villarreal supera al Salzburgo y avanza en la Europa League (1-3)

El Villarreal superó al Salzburgo en un partido en el que empezó perdiendo pero que remontó gracias a Vietto y Gio.

 

El Villarreal se metió en los octavos de final de la Europa League tras ganar 1-3 en Austria al Red Bull Salzburg. El partido, complicadísimo como toda la eliminatoria, se resolvió en la segunda parte. Luciano Vietto anotó dos goles y Giovani dos Santos resucitó para dar el segundo al argentino y marcar el tercero. El submarino estará en el bombo tras mucho sufrimiento.

El Salzburgo arrancó muy metido en el partido y con la clara intención de buscar la portería de Asenjo. El objetivo era darle la vuelta a la eliminatoria y, de hecho, lo consiguieron. Desde el primer minuto se vio venir y, en el minuto 20, cayó. Djuricin se la encontró en la frontal y su disparo pilló al meta amarillo a contrapié y muy lejos de donde pasó el balón.

Con todo de cara para los locales, que además tenían un estadio lleno apoyándoles, el Villarreal no reaccionó. Siguió coartado en la presión eficaz de los austriacos, que siempre disponían de dos o tres hombres allá donde el submarino recibía el balón. Ni Pina ni Trigueros supieron deshacerse de los pulpos del Salzburgo, que pronto acababan con las pobres tentativas amarillas.

Eran los peores momentos de un Villarreal que besaba la lona y que además, creaba poco peligro sobre la portería local. Hasta que apareció el de siempre. Luciano Vietto se inventó un remate muy difícil que se marchó a la red. Fue a balón parado y cuando más lo necesitaba el submarino. Jonathan dos Santos sacó la falta perfecta y el argentino, libre de marca, puso el empate.

Tras conseguir la hazaña de llegar con ese mismo resultado al descanso, la reanudación fue muy diferente a la primera mitad. El encuentro estaba siendo tan bonito como el de la ida. Eléctrico, desgobernado y muy ofensivo. Y entonces le tocó el turno al Villarreal, que con la rapidez de sus hombres de arriba y con un Giovani resucitado, sentenció una eliminatoria que media hora atrás estaba muy cuesta arriba.

Jonatan Soriano perdonó el 2-1 minutos antes de que el Villarreal, en una contra en la que la defensa austriaca quedó retratada una vez más, se puso por delante y mató toda opción local. Gio, todo generosidad, cedió el gol a Vietto. Cinco minutos después fue al revés y marcó el mexicano. Lo que pudo haber sido un final taquicárdico fue a la postre una fiesta amarilla. El sueño de Europa continúa y en el bombo, este Villarreal no ha de temer a nadie. 

Comentarios

volver arriba