Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 659

Domingo, 22 Febrero 2015 15:23

Hoy no basta con 20 minutos

Dan sensación de ir sobrados. Cuando quieren, imprimen una marcha más al partido y deciden. Barcelona y Real Madrid se han plantado en la final por todos predicha para poner la guinda a la Copa del Rey gracias a un par de ratos de buen baloncesto.

Dos segundas partes encomiables tras dosificarse durante los primeros parciales de cuartos y semis. Ambos parecieron sestear en las semifinales, llegando al descanso por detrás en el marcador y repitiendo el patrón de los cuartos, pero el guión también fue idéntico. Conjura al descanso para aumentar la intensidad y partido encarrilado. Pero hoy no vale con eso.

Cierto es que los de Xavi Pascual parecen tener un banquillo más completo. Si en el encuentro ante el Valencia Basket Abrines fue el mejor, su participación ante su ex Unicaja fue testimonial. Al igual que la de varios de los teóricos mejores jugadores en sus posiciones de la Liga como Pleiss o Nachbar. Por no hablar de que Navarro queda prácticamente relegado a quinto alero. Al Barça le da igual: aprovechan un parcial demoledor que saben que tarde o temprano llegará y asfixian a los contrincantes con una rotación infinita. Si a ello le sumas un acierto de concurso desde la línea de 6,75, los azulgrana resultan casi imposibles de frenar.

Aún así, si alguien puede hacerlo es quien pretende que no le igualen en el palmarés de la Copa de Su Majestad el Rey. Al Real Madrid de Laso tampoco le bastará con el clásico arreón del tercer cuarto. Si ante el Barça te duermes, te aniquila. Si los catalanes se basan en la profundidad de banquillo, los de Laso se valen de sus pilares ya clásicos para sujetar al equipo: la casta de Felipe, la anotación compulsiva de Rudy, el cambio de ritmo de Llull y los minutos mágicos del 'chacho'. Se avecina la final que todos esperaban pero nadie deseaba: parece que no existe alternativa hoy en día capaz de detener a los dos trasatlánticos que no se cansan de llegar a finales domésticas ni continentales. Hoy se la juegan entre ellos y será, por fin, un partido de 40 minutos.  

Comentarios

volver arriba