Menu
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 582

ACB | Domingo, 22 Diciembre 2013 23:05

Un Valencia Basket de luces y sombras cae ante el líder

El Real Madrid descorchó la botella de champán y celebró su victoria 23 ante un Valencia Basket al que se le apagó la luz en los últimos minutos del encuentro (75-82).

 

Una Fuente de San Luis rebosante estaba lista para presenciar el partido de la jornada, un duelo entre el primero y el segundo con toda una serie de alicientes históricos a batir. Pero esta vez el gordo cayó del lado blanco mientras que los “taronja” tuvieron que conformarse con la pedrea de haberles hecho sudar la camiseta.

 

Los valencianos salieron a comerse al líder haciendo gala de su identidad; una defensa agresiva que impedía a los de Laso encontrar su estilo de juego. Rafa Martinez y Sam Van Rossom desde la línea de 6,75 trasladaron a los aficionados al último encuentro disputado entre los dos clubes en la Fonteta, mientras Lishchuk en la zona explicaba a los madrileños como funcionaban las cosas en Valencia (8-0).

Los focos se centraban en el otro gran duelo del encuentro el de Doellman y Mirotic, en el que los pequeños del valencia estuvieron muy atentos para saltar al dos contra uno sobre el de Montenegro quien tuvo que resignarse a anotar en contraataque para estrenar el electrónico de su equipo (8-2).

Los de casa se vaciaban en cada defensa forzando al Madrid a tirar en los últimos segundos de posesión, el fallo permitía al Valencia Basket correr hasta triple y anotar. Sato, Ribas y Van Rossom lo tenían claro para qué sumar de dos si se podía hacer de tres en tres (21-10).

Pablo Laso echó mano de su base canario para poner orden al juego blanco, Sergio Rodriguez con dos asistencias hacía jugar a los suyos y evitaba un descalabre mayor al finalizar el cuarto (23-14).

 

El segundo cuarto se iniciaba con un tapón de Dubljevic que dejaba claro al Madrid que su pesadilla “taronja” quería más. La pareja Ribas y Sato eran los encargados de ofrecer el espectáculo ofensivo y avivar así la idea de acabar con el gran coco. Mientras, por parte de los de la capital Jaycee Carroll era el único capaz de encontrar el aro (36-22). Ante las dificultades de los suyos para anotar el técnico madrileño tuvo que recurrir a una defensa zonal para tratar de evitar al menos, que los valencianos siguieran sumando.

Un triple de Carroll bajaba a 8 la diferencia, pero Rafa Martínez con la mano caliente contestaba sin titubear con otro tiro de tres y una canasta, desfogando parte de la rabia acumulada en su paso forzado por el banquillo (43-30). Pero el acierto del norteamericano exigía al capitán imprimir una intensidad defensiva tan elevada que provocaba su tercera falta y lo relegaba de nuevo al rol de espectador.

El cuarto acababa como había empezado, Van Rossom tras fallar un triple marcaba territorio con un gorro a Llull que hacía estallar la Fonteta. El Valencia Basket se marchaba al descanso habiéndole encajando en los dos primeros cuartos más de 20 puntos a la mejor defensa de la liga (45-31).

 

Al paso por vestuarios la lectura de juego de Laso era sencilla, dominar el rebote y ser más agresivos en defensa. El Valencia por contra se enfrentaba a su peor enemigo, el tercer cuarto, el de la caída “taronja”. En ataque los de Perasovic se olvidaron una vez más de una de las claves de este deporte: el juego en equipo, confiaron demasiado en ese tiro exterior que hasta el momento les había dado la ventaja, pero en los minutos de desatino se olvidaron de buscar el pase interior. En defensa se toparon con un trío arbitral mucha más restrictivo. Los valencianos se desquiciaban al ver como cada acción defensiva suya era señalada con una falta. Una situación en la que Rudy y Mirotic hicieron sangre a base de triples (49-44).

Ahora era Perasovic quien a la desesperaba recurría a la zona para mantener la pequeña renta de la que disfrutaba su equipo, pero el resurgir madrileño acababa de empezar (59-55).

La afición del Valencia Basket cogía aire de nuevo con una acción colectiva de Ribas y Doellman que finalizaba Dubljevic con maestría, y finalmente era el base belga quien en un gesto técnico plagado de genialidad se deshacía de la defensa madrileña y ponía el 63-55 en el marcador.

 

El peso de defender el liderato recaía sobre el Madrid pero los 8 puntos de diferencia con los que afrontaban los últimos minutos no ejercían mayor presión para los de Laso. Sin embargo, la caza de brujas de los blancos empezaba a hacer mella en los valencianos. Un triple de Llull colocaba a los visitantes por primera vez por delante en el marcador a falta de 5 minutos (65-67). El atasco ofensivo del Valencia Basket continuaba y tuvieron que apearse al acierto desde la línea de tiros libres del ucraniano Lishchuk para empatar el encuentro hasta en dos ocasiones. Pero los madrileños tenían prisa por hacerse con la victoria y con mucha sangre fría el 23 blanco se jugaba un triple que ponía a los suyos 4 arriba (73-77), una diferencia que no hizo más que aumentar. El Valencia Basket había quemado todos sus cartuchos y ni su habitual héroe pudo rescatar en esta ocasión a los suyos, muy alejado de sus marcas habituales Justin Doellman mandaba bajo los aros el balón a las nubes (75-82).

 

De esta manera el Real Madrid acaba con la racha de 5/5 victorias valencianas a domicilio en un partido que no defraudó pero que se vio deslucido por el cruce de patadas entre Sato y Rudy en los últimos segundos del choque.

 

75 - Valencia Basket (23+22+18+12): Van Rossom (8), Rafa Martínez (8), Sato (3), Doellman (6), Lishchuk (12) -cinco inicial- Triguero (-), Ribas (13), Dubljevic (8) y Lafayette (17).

82 - Real Madrid (14+17+24+27): Llull (11), Rudy Fernández (18), Darden (-), Mirotic (16), Bourousis (-) -cinco titular- Draper (-), Reyes (9), Rodríguez (7), Carroll (17), Slaughter (2) y Mejri (2).

Árbitros: García González, Peruga y Rial. Eliminaron por faltas personales a los locales Rafa Martínez (m.33) y Lafayette (m.40) .

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 11 de la Liga Endesa disputado en el pabellón de la Fuente de San Luis ante 8.500 espectadores.

 

Comentarios

volver arriba